El busca

Fernando volvió a casa después de un duro día de trabajo. Atravesó el portal del edificio de apartamentos en el que vivía y se acercó al buzón. Preparó las llaves para sacar las cartas y en el momento que abrió la casilla su busca comenzó a sonar: en la oficina se le necesitaba inmediatamente después de comer. Con fastidio, recogió las cartas y sin advertirlo, dejó el busca en el interior del buzón. No volvió a interesarse por él hasta que estuvo en la oficina, y ya era demasiado tarde.

Concentrémonos en el busca.
Es un pequeño aparato de forma rectangular con una pantalla de cristal líquido por el que desfilan mensajes distribuidos en dos líneas. En la parte superior, una luz verde avisa que el dispositivo está en marcha.
Fue esta luz verde la que llamó la atención del conserje del edificio. Por desgracia, justo en el momento en que el hombre metió las narices en el buzón la batería del aparato comenzó a agonizar, y la luz verde cambió a roja; a punto de llorar, con la sensación de una espada de Damocles sobre su cabeza, llamó a la policía.

Fernando volvió a casa después de una dura tarde de trabajo. En el portal había veinte policías enfurruñados y un robot frustrado, que le miraron con el ceño fruncido, y no había cartas que sacar del buzón porque todos los casilleros estaban reventados.
– Otra vez no – pensó, mientras consideraba la posibilidad de comprarse un móvil.

—————————–

SinDios
Relatos en menos de 250 palabras para gente con prisas.
© del autor.

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

Una respuesta to “El busca”

  1. Muchas y divertidas novedades (creo) (II) « Diario de un Sociópata Says:

    […] El busca. Se trata de una pequeña anécdota que sucedió, tal cual, a un amigo de mi padre. Desde que me la contaron, hace ya más de una década, he intentado plasmarla en más de un relato sin demasiado éxito, porque en el fondo funciona demasiado bien como anécdota de alguien y no como una historia. Con los SinDios, me propuse de una vez sacar a la palestra este hecho tan divertido. Suspiré de alivio cuando al fin pude quitar esta historia de mi cabeza, guardada como estaba en “futuras ideas por hacer”. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: