Mala suerte

Sergio no se creía la mala racha que estaba pasando. Pensaba que no era justo tener nueve años y verse asediado de aquella manera por los problemas: cinco asignaturas suspensas; sus padres discutían sin parar y su mamá decía que se iba de casa; sus compañeros le llamaban niñato por creer todavía en los Reyes Magos.
Aquella noche del cinco de enero, justo antes de la medianoche, Sergio no podía dormir debido a los gritos de sus padres, acompañados por un molesto ruido de bolsas de plástico. Así que se asomó a la ventana, en busca de una señal que le devolviera la fe en su mundo: como por ejemplo, una luz que demostrara la existencia de los Reyes Magos.
Algo parecido ocurrió, pues el meteoro DX14-DANTE se desvió de su trayectoria y emprendió un rumbo de colisión contra la Tierra. Y Sergio consideró la entrada del meteoro a través de la ionosfera como una señal.
No se lo podía creer, ¡eran los Reyes! Se despegó de la ventana y fue al salón corriendo, deseoso de compartir la noticia con sus padres, cuando se llevó un gran chasco.
A pesar de sus disputas, ambos progenitores habían aparcado sus diferencias, y estuvieron sacando regalos de varias bolsas hasta la irrupción de su hijo, que con un rápido vistazo comprendió todo.
Vaya mala suerte tengo, pensó Sergio.
Y entonces, mientras lloraba desconsolado y desencantado, el meteoro arrasó con su barrio.
——————–
SinDios
Relatos en menos de 250 palabras para gente con prisas.
© del autor.

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: