Demasiado literal

– Tío, ¡ten cuidado!
Manuel se detuvo, y miró asombrado a su amigo Javier, que tenía la frente perlada de sudor.
– ¿Qué pasa?
– ¡Mira! ¡Una mina!
– Oh, por favor… – se lamentó Manuel.
En el suelo había una enorme deposición de perro. Era tan grande que Manuel creyó que el animal aparecería muerto al doblar la siguiente esquina.
– No voy a decirte que son inofensivas – arengó Manuel -, pero tampoco es como para llamarla mina. En Francia hasta consideran que da suerte pisarlas, ¿sabes?
– No lo hagas.
– ¿El qué?
– Lo que estas pensando. No la pises, ¿vale? Por favor, aunque sea piensa que te lo está diciendo otra persona – suplicó Javier, con las manos unidas.
Su amigo comenzó a reír con ganas. ¿Qué más le daban a él sus ruegos? Por no hablar de que tanta preocupación por una mierda de perro era francamente estúpida.
Manuel se fijó entonces en las botas que llevaba puestas: avejentadas, el tejido de la puntera estaba a punto de desgarrarse y los cordones, de tanto apretarlos, parecían mordidos por una mascota inquieta. Decidió darles un gran final y pisó a fondo la mierda.
Lo último que oyó Manuel en su corta vida fue un bombazo. El excremento había estallado con la fuerza de una granada, volándole las piernas y propulsando su cuerpo a seis metros de altura. Cayó de cabeza sobre el cráter.
Javier se puso las manos en los bolsillos.
“Te lo dije”, pensó.

—————————–

SinDios
Relatos en menos de 250 palabras para gente con prisas.
© del autor.

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: