El que limpia las calles

El de la manguera sabe muy bien que lo hará, lo noto cuando le miro a los ojos mientras limpia la calle y me cruzo en su camino: un día, los dos euros de su bolsillo se transformarán en un jugoso boleto de lotería. Ganará millones para diez vidas, tantos que nunca se preocupará de lo que haya en el banco. Y los cajeros… ¿quién necesita cajeros? ¡Eso es para pobres!
No se lo diría a nadie, por supuesto. Se lo guardaría para sí hasta que no pudiera contener la risa de superioridad. Su último día de trabajo cogerá la manguera y mojará, no, empapará a todo el que se ponga por delante; los mendigos van a necesitar agallas de verdad, las de los peces, para sobrevivir, piensa con crueldad.
Sigo mi camino. Sonríe con un punto de locura en los ojos, y en el culmen de su ensueño agarra la manguera con más fuerza.

Bocados de realidad - La vida, en un mordisco. © del autor.

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: