Posts Tagged ‘Pederastia’

La historia del mendigo

agosto 5, 2010

Esta historia me la encontré en unas cajas de cartón de cerveza, escondidas entre la basura.

cuando escribo esto soy un viejo borracho tirado en la calle, me duelen los pies y los tengo hinchados. antes corría un huevo, tendrías que verme, corría que me las pelaba, pero uno se deteriora con la edad, ¿sabes? ahora mi cuerpo está deformado y me duele todo, pero no siempre fue así.
hasta los tiraos tenemos infancia. no siempre tuve barba y cincuenta años, y ropa que huele a meados y cartones para resguardarme del frío sin encontrar nada que me dé calor. mientras escribo, un mamón me mira de arriba abajo arriba y deja una moneda de cincuenta céntimos en mi vasito de plástico. je, soy feliz. es que estoy pagando la mansión a plazos.
decía que hubo un tiempo en que fui joven, y siempre deseo volver a serlo. creo que cada uno tenemos el paraíso que nos merecemos, y yo con gusto volvería a la familia y el hogar, y algo caliente que llevarme a la boca y que no sea, no sé, la polla de un chapero, la vida es dura.
yo era joven, como diez años o así, y me viene el diablo y empieza a tentarme.
chico, sabes que puedes jugar con lo que tienes entre las piernas, ¿no?
¿MI PITO? contesto yo
sí, tu pito. puedes frotarte y Dios se enfadará con ello. DIOS se pondrá triste si derramas tu simiente… vas a empezar a crecer en más de un sentido y podrás desobedecer las normas. tócate.
no lo hago yo
y el diablo, quiero decir, el DIABLO, no supo que decir. se quedó mudo y creo que poco entendía de la vida, ese pobre diablo.
lo hace el señor Rodríguez, el cura… nos lo hace a todos los niños. al principio lloraba. es por el bien del Señor, dice. para que creamos mejor en Dios.
joder… señor Rodríguez, ¿eh? un cura haciendo una labor infernal, eso es competencia, dice, se lleva la mano a la boca y desaparece, pero sólo yo veo cómo desaparece, porque el resto no podía verle.
por aquella época las cosas no son como ahora, que te quejas y a lo mejor hasta te escuchan. había cosas que no se podían tocar, Dios, Franco y Bernabeu, la Sagrada Trinidad Española… y Dios tenía mucho respaldo porque daba poderes al segundo y al tercero para hacer milagros. eso me enseñaban.
denunciarle. qué tontería.
el caso es que a la semana o así, estoy en la puerta de la iglesia y veo que el diablo entra, sale y me mira y me dice que me quedé ahí, que tiene que hacer unas cosas.
mi historia casi ha terminado. soy un mierda, pero espero que si miras bien en la basura encuentres mi historia. todo el mundo tiene una y yo no quiero que se pierda la mía. hay historias dignas de contar y ésta es una de ellas.
joder, no sé qué ocurrió allí dentro. pero que me jodan de lado, ¡creo que a partir de ese día, el diablo también empezó a creer en Dios!

Seth Fortuyn, transcriptor de historias que merecen contarse.
—–

En las primeras etapas de mi viejo blog, dediqué varias historias al mundo de la mendicidad. Me sentía “concienciado”, pero no del modo en que uno deja dinero en un plato y hace lo que la Comunidad de Madrid TENDRÍA que hacer, y gratis, sino como acusador: levantaba el dedo, paría una de estas historias y me alejaba satisfecho por una bocacalle neblinosa.

Reconozco que esta historia tiene cierta gracia, y lo que es peor, actualidad. Estoy releyendo los viejos artículos y me encuentro la sorpresa constante de que muchas entradas no sólo no han envejecido, sino que siguen vigentes. Si tenemos en cuenta que son del 2004-2005, da un poco de miedo comprobar cómo las cosas cambian para seguir igual.

Sociópata Vintage
Porque los bits también se reciclan.

Publicado el 15 de Enero de 2005.
Entrada original.

Anuncios